Es una trilogía muy buena, con muchas situaciones embarazosas. Y para quienes ya hayáis leído los libros, os gustará saber que tiene película (en Netflix). La adaptación cinematográfica del primer libro ha sido muy buena, con algún detalle diferente (como siempre) pero ha sido muy fiel al libro. Dentro de poco, Netflix sacará la segunda parte (PD: Todavía te quiero). Hasta entonces, los que habéis visto la película, si queréis saber qué pasa, podéis ir leyendo la segunda y tercera parte (eso fue lo que yo hice).

Esta trilogía trata de una chica, Lara Jean, la cual nos cuenta lo que ocurrió después de que su hermana Kitty mandara cinco cartas por venganza.

Portada del primer libro.

En esas cartas, Lara Jean se libera del sentimiento que tiene hacia varios chicos. Y, cuando ellos se enteran de eso, contactan con ella. ¿El problema? Todos. Uno de los chicos es su vecino y novio de su hermana Margot.

Y con otro de los chicos, Peter, tiene un encuentro…peculiar. Al final, toda la trama se complica y ella cree que todo sigue mentira, cuando en realidad todo a cambiado. Aunque al principio Peter y ella no se sentían atraídos por el otro, al final, empiezan a salir de verdad. Y ahí es cuando todo se complica.

Portada del segundo libro.

Después de eso, llega otro de los pretendientes, John Ambrose McClaren, el misterioso nieto de nuestra querida Stormy. Cómo no, siempre hay obstáculos que tienen que superar nuestros protagonistas. En este caso: Lara Jean se enamora de dos chicos. Y, como siempre, elegir no es tan fácil.

Peter Kavinsky (actor Noah Centineo) tomándo un batido en una cita con Lara Jean (actriz Lana Condor).

También juegan a un juego realmente divertido llamado Asesinos. Después de abrir la cápsula del tiempo con objetos personales que Genevieve (la exnovia de Peter), Cris, Trevor, Peter, John y Lara Jean guardaron durante años, deciden jugar a ese juego. Se parece al clásico pilla pilla, salvo que meten el nombre de todos en una bolsa. Cada uno saca una papeleta y tiene que pillar a esa persona. Y si consigue pillarle, la persona que le tocó al otro le toca pillarle. Por ejemplo, A Lara Jean le tocó John. Si pilla a John, la persona que le tocó a él pasa a ser el nuevo objetivo de Lara Jean. Y así hasta que sólo queda uno y gana el deseo.

Y Lara Jean quiere ganar, por Genevieve. La chica siempre aparece y queda mucho con su novio Peter y a Lara Jean no le gusta nada. Los celos e inseguridades están ahí y ella quiere devolvérsela, ya que Genevieve se burla mucho de ella. ¿Lo conseguirá? ¿O quién será el que obtenga el deseo?

Portada del tercer libro.

Tras el romance del padre de Lara Jean con una vecina contado en el libro anterior, en este por fin culminan su amor casándose. Y Lara Jean les organiza la boda. Tras decidirse con cuál de los dos chicos quiere estar (con Peter, obvio), lucha por estar con él. Pero la madre de Peter no quiere que él deje una buena beca para estar en la misma universidad que ella. Pero de la universidad a la que ella quería asistir (y a la cual Peter se iba a cambiar al segundo año) no la admiten y la admiten en otra que empieza a gustarle mucho. Al final, Lara Jean hace caso a la madre de Peter y le deja. Pero, ¿será más fuerte el amor que la razón? Y el final es un final abierto.

Historia:3 out of 5 stars (3.0 / 5)
Escritura:4 out of 5 stars (4.0 / 5)
Adaptación cinematográfica:4 out of 5 stars (4.0 / 5)
Average:3.7 out of 5 stars (3.7 / 5)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *