En general, está bastante bien, tiene giros inesperados de la trama que te llevan a seguir leyendo.

Para empezar no tiene comparación los libros con las películas. Después de haber leído el libro esperaba más acción. Me alegra que hayan encontrado un actor que esté a la talla con Christian y que sepa interpretar tan bien a este enigmático

También hay escenas que no existen en el libro como cuando paran en medio del campo para hablar o como que omitan que los dos “durmieron” en el mismo hotel antes de ir a volar al amanecer al avión sin motor.

Ahora pasemos a los libros. El primero es el más tranquilo de todos y, para mi opinión, el tercero es el que más acción tiene, pero como la acción del tercero es la continuación del segundo ya que tiene muchas cosas que ver también. Como las persecuciones de coches, las ex malvadas y locas, intentos de abusos, sabotajes, venganzas, confesiones y una sorpresa llamada Blip.

El Helicóptero de Christian Grey, Charlie Tango, foto de la película 50 sombras de Grey

Después de alarmarnos con Katherine y sus dudas con nuestro querido Lelliot, vemos que todo se soluciona, de una manera sorprendente. Ana y Christian también tienen sus problemillas, sobre todo en el primer libro, pero se solucionan después de los 3 días que pasan separados. Después de que Ana empiece a trabajar en una editorial, Christian la compra (cómo no), el jefe de Ana se intenta sobrepasar con ella y Christian le despide (no contaré todos los detalles, pero tuvo lo que se merecía).

No sé si recordáis la llamada que le hicieron en el hotel a Christian y por la que se tuvo que ir sin llegar a cenar con los padres de Ana. Bueno, en esa llamada le informaron de que una de sus ex se había ido de casa, llevaba meses desaparecida, dejó a su marido y su novio murió. Christian se preocupó y con razón. Asaltó a Ana con preguntas y estuvieron buscándola hasta que, por fin, la pudieron atrapar y llevarla a otro lugar y pagándole sus clases de arte.

La señora Robinson intenta, casi a última hora, convencer a Christian de que Ana no puede ser todo lo que él necesite. Después de que toda su familia se entere de que se acostó con ella cuando era adolescente y que Katherine le grite a Christian tras haber leído el borrador del contrato, parecen que todo se empieza a solucionar, y más aún cuando le cuenta a Ana todos sus recuerdos sobre su infancia y las conclusiones a las que ha llegado su psicólogo.

Todo termina con una gran idea de Ana mientras Mia está secuestrada. Es demasiado buena, tuvo que pasar un mal trago al mentir a Christian y tuvo que confiar en que rastrease su móvil. Menos mal de que todo termina bien y tiene un buen epílogo.

Foto de Christian Grey y Anastasia Steele de la película 50 sombras de Grey

La autora supo encajar bien todas las piezas, una a una, dejando cabos sueltos de un libro para, más adelante, atarlos con un nudo al desarrollo de la trama principal.