Hace mucho tiempo que me la leí, por lo que disculpad si mi memoria falla.

Me leí por primera vez esta saga cuando en el instituto lo mandaron leer de forma obligatoria. Según abrí la primera página me enganchó y desde entonces recuerdo con mucho cariño el Valle de los Lobos, la Torre y, como no, a Dana y Kai.

Esta saga me encanta, es más, la recomiendo al 100% a todos los jóvenes lectores. Está llena de aventuras, misterio y fantasía. Más abajo hago resumen de lo que ocurre en cada libro pero es mejor que os lo leáis.

Portada del primer libro

Dana era una joven campesina, trabajadora y una entre los muchos hermanos que tenía. Un día, se hizo amiga de un muchacho llamado Kai. Lo curioso de este joven es que solía desaparecer cuando había gente. No, no era muy tímido, si no que era un fantasma y solo Dana podía verlo y, hasta que Dana no fue más mayor, Kai no fue capaz de decírselo.

Un día muy caluroso, un viejo a caballo les preguntó una dirección y les predijo que llovería. Al día siguiente, el viejo convenció a sus padres de que quería llevársela con él para que estudiara. Lo que no les contó es que era un mago y la enseñaría la magia. Dana llegó a la torre y entabló amistad con Maritta, una enana que cocinaba en la Torre. Con Fenris le costó más trabajo entablar amistad pero al final el elfo hizo buenas migas con ella.

Dana se centró mucho en el estudio y casi no hablaba con Kai. Una noche, soñó con una dama y un unicornio. Investigó sobre ello y solo podría ver al unicornio una noche de plenilunio. Lo encontraron e intentaron seguirle pero unos lobos vengativos y antinaturales custodiaban el valle de noche, así que Dana tuvo que volverse de nuevo a la Torre.

El tiempo pasó, Dana lo volvió a intentar de nuevo y consiguió encontrar lo que el unicornio quería mostrarla. Fenris la ayudó en ello y, como Maritta le contó la historia de la dama del unicornio (era una antigua Maestra que vivió allí en la Torre, acogió a un niño al que crió como a su propio hijo y el cual después la traicionó matándola con tal de conseguir el cuerno del unicornio).

Dana llegó a un santuario en el que el unicornio le mostró un altar. El Maestro de Dana se adelantó, llevaba de rehén a Maritta y atrapó a Kai, Fenris y Dana en una prisión espacio-temporal. Esa noche, Dana se enteró de dos cosas: que Kai murió siendo un héroe al salvar a toda una aldea (casualmente en la que ella vivía) de un pequeño pero feroz dragón y que Fenris era un elfo-lobo.

También esa noche es en la que todo acabó, porque consiguieron salir de su prisión mágica, rechazar al Maestro y que Dana viese dentro del altar (dentro había agua y mostraba el alma de cada uno). El Maestro se fue a la Torre, los cuatros protagonistas se van a la Torre para echarlo de allí, Fenris apenas puede por el control de la luna llena, así que Maritta (ahora poseída por el espíritu de la dama del unicornio) y Dana suben escaleras arriba. Kai, que se quedó abajo, fue capturado por el Maestro.

Dana decidió entregarse para salvar a Kai, por lo que tuvo que pasar la última prueba que le quedaba, la del fuego. Lo logró y, justo antes de sellar su pacto, Maritta hiere gravemente al Maestro y Fenris y Dana dejan a los lobos que salden la deuda que tienen con él.

Como el Maestro a sido asesinado por Fenris, Dana y Maritta, una maldición caerá sobre ellos.

Portada del segundo libro

Dana abre de nuevo las puertas de la Torre, acoge a alumnos para enseñarles. De esta generación de magos cabe destacar que solo son cinco: Morderek, Conrado, Nawin, Jonas y Salamandra, la chica de fuego.

Salamandra se enamora de Fenris aunque no es correspondido, Nawin es la reina de lo elfos y va allí para estudiar y para hospedarse ya que intentaban atentar contra su vida. Shi-Mae, la Maestra de Nawin, fue una antigua novia de Fenris y le tiene mucho rencor.

Dana se está volviendo loca intentando poder retener a Kai mediante algún hechizo ya que, desde que murió el Maestro no se volvieron a ver. El Maestro se pone en contacto con Shi-Mae y se unen para vengarse de Fenris y Dana, respectivamente. Una noche, se llevaron a Dana sin que nadie lo viese. Kai consiguió ponerse en contacto con Salamandra y, entre Kai, Fenris y ella, lograron descubrir dónde estaba y quién se la había llevado (Shi-Mae se hizo con el control de la escuela), el Maestro, y estaban en un laberinto.

Los otros espíritus decían que de ese laberinto no podía salir nadie porque se volvían locos y perdían el juicio. Abrieron la entrada al laberinto y cayeron todos dentro (menos Morderek que se había aliado con Shi-Mae).

Logran sacar a Dana de allí y Kai consigue un cuerpo (no es el indicado pero bueno, a ellos dos les sirve). Morderek le roba un bastón a Shi-Mae (se metió dentro del laberinto, al igual que la princesa Nawin, y Dana la venció allí por lo que murió), pero el bastón le guarda lealtad a su dueña por lo que le quema una mano. Morderek maldice a Shi-Mae y a Dana y se va de allí.

Portada del tercer libro

Fenris se va en busca de un elfo-lobo blanco, Salamandra completa el examen y va en su busca, Conrado se marcha para estudiar a otros sitios y Jonas se queda en la Torre haciéndole compañía a Dana. La siguiente generación de magos es más amplia pero solo destacan dos: Iris y Saevin.

También hay una profecía (me encanta esa profecía, de echo, Laura debió pensar en ella mucho tiempo porque es muy buena y, a menos que uno se haya leído de antemano el libro, no se sabe a quién se refiere). Dice así:

  1. Uno de ellos será traicionado.
  2. Otro será tentando por el mal.
  3. Otro partirá en un peligroso viaje, tal vez sin retorno.
  4. Otro se consumirá en su propio fuego.
  5. Otro escuchará la llamada de los muertos.
  6. Cuando llegue el Momento, otro abrirá la puerta.
  7. Otro de ellos, el más joven, entregará su propio aliento vital.
  8. Otro recuperará su verdadero cuerpo.
  9. Otro verá cumplida su venganza.
  10. ¡Moriras entre terribles sufrimientos!
  11. Y todo para que el último de ellos cruce el Umbral y se haga inmortal.

Al principio se trastocan las cosas ya que piensan que al que se refiere en la profecía es a alguien pero no es a él a quien se refiere sino a otra persona. Por ejemplo, dice que uno de ellos será traicionado. Lo más lógico sería pensar que se trata de la reina Nawin ya que planean una revuelta pero no es así, sino se refieren a uno de los mercenarios que acompañan a Salamandra en su búsqueda de Fenris el que la traiciona.

Por eso, al final, tras cumplirse toda la profecía, Saevin es el guardián de la puerta al otro lado, Kai vuelve a conseguir el cuerpo del dragón y como Dana soportó que todos los espíritus pasasen a través de ella para que cruzasen la puerta al otro lado, quedó en coma. Se despertó una vez y vio a sus amigos mucho más mayores.

Salamandra y Jonas se casaron y tuvieron hijos. Dana se despidió de ellos y murió. Kai notó que había muerto por lo que él también se dejó morir. Hay un diario de las aventuras de Salamandra en la búsqueda de Fenris y también hay un pequeño relato de cuando Dana y Kai se pudieron tocar por primera vez (fue muy emotivo).

Portada del cuarto libro

En el último libro, relata la vida del joven Fenris, de cuando vivía en el reino de los elfos y cómo se enamoró de Shi-Mae, de cómo ella prefirió el qué dirán al amor y de cómo persiguieron a Fenris como a una vulgar rata para darle caza. También cuenta que se enamoró de una humana y de cómo soportó el verla envejecer tan deprisa y verla morir.

Están bastante bien los libros. Me hubiera gustado que Kai y Dana hubieran podido estar juntos antes pero no hubiera sido igual de emotivo. Tampoco considero justo que los aprendices de un Maestro que tratan de hacer justicia por lo que le hizo ese Maestro al anterior, tengan que sufrir las consecuencias de la maldición. También me apenó mucho la muerte de Maritta pero todos, tarde o temprano, terminan muriendo.

Historia:5 out of 5 stars (5 / 5)
Escritura:5 out of 5 stars (5 / 5)
Average:5 out of 5 stars (5 / 5)