Es un gran libro, que engancha desde la primera frase de la primera página. Antes de relatarnos la historia, el autor nos muestra la última carta que manda el chico. Y al final, la chica por fin responde a sus cartas. Es realmente increíble cómo el autor consigue atraparnos en su historia.

Portada del libro

La historia comienza en 1936, en París, donde un padre muere dejando deudas a su familia. Tras perderlo todo, la madre, Simone, consigue un buen trabajo en el que también les dan alojamiento. Se va con sus hijos Dorian e Irene a Bahía Azul, en la costa de Normandía, en 1937 y allí cambian por completo sus vidas.

El misterioso hombre que les ofrece el trabajo se llama Lazarus Jann, un famoso inventor de juguetes. Vive en la casa con su mujer, la cual está enferma y no sale de la cama. Cenan en la casa de Lazarus y ven cuántos robots tiene. Así mismo, Dorian se da cuenta de que Lazarus no tiene sombra pero, como dice el juguetero: “nada es lo que parece”.

Tras eso, un trágico accidente ocurre. Hannah libera sin querer a la sombra del frasco que lo contenía. Y, como ya pasó anteriormente, va a destruir y matar a todo el que se interponga en su camino. Como a Hannah. La sombra quiere castigar a Lazarus por romper su promesa y lo quiere conseguir a toda costa.

E Irene conoció el amor. El primo de Hannah, Ismael, trabajaba como marinero junto con su tío. Le encantaba el mar y navegar a bordo del Kyaneos. Juntos, Ismael e Irene se adentraron en la mansión de Cravenmoore en busca de respuestas por el asesinato de Hannah.

Y conocen a la sombra. La ven cara a cara y consiguen escapar por los pelos de ella…aunque no por mucho tiempo. La sombra les persigue y el único modo de sobrevivir es saltando al interior de una cueva, una trampa mortal del mar. Ya que cuando la marea sube, la única salida existente queda totalmente descartada. Y la cueva se llena de agua, dejando un pequeño espacio de aire.

Pero consiguen sobrevivir a toda una noche allí dentro, flotando. Y cuando salen a la playa, descubren que aún no han terminado sus problemas. Pues el único modo de volver a casa es subiendo por una empinada y rocosa pared.

Cuando por fin logran llegar a casa de Irene, descubren que la casa está reventada, como si hubiera pasado por allí un huracán. Y es que, en su ausencia, la sombra había raptado a Simone y encerrado en el sótano a Dorian. No les quedó más remedio que, después de todo un día lleno de peligros, ir a salvar a Simone mientras Dorian avisaba a la policía.

Mientras, la sombra, haciéndose pasar por Lazarus Jann, le cuenta toda la historia a Simone. Lazarus, al cual habían dejado inconsciente, vio a Ismael e Irene ir corriendo a la casa. Entre los tres, se enfrentaron a la sombra pero fue Lazarus quién finalmente la detuvo. Ismael e Irene sacaron a Simone de allí y la casa quedó reducida a cenizas.

La historia podría mejorar. No digo que el libro en sí esté mal, muchísimo menos, sólo que no tiene tanto trasfondo como otros libros. Pero si algo me impresiona de Carlos Ruíz Zafón es su habilidad a la hora de escribir. Consigue cautivarnos y hacernos leer de forma tan ligera su libro que, cuando queremos darnos cuenta, ya vamos casi por la página 100.

Tiene la dosis exacta de misterio que consigue fascinarnos pero no llega a ser una novela pesada de misterio. Totalmente recomendable.


Historia:3 out of 5 stars (3 / 5)
Escritura:5 out of 5 stars (5 / 5)
Average:4 out of 5 stars (4 / 5)